¿Qué colchón evitar para el dolor de espalda?

dolor de espalda

La elección de un colchón adaptado a tus necesidades es fundamental para aliviar el dolor de espalda. Ya te contamos cómo elegir el mejor colchón. Hoy te ayudaremos a definir qué colchón evitar para el dolor de espalda.

Colchones demasiados blandos

Los colchones blandos son aquellos que se hunden con facilidad cuando te apoyás sobre ellos. Aunque puedan parecer cómodos al principio, esta falta de soporte puede provocar inconvenientes a largo plazo.

Un colchón que no ofrece soporte adecuado para la columna vertebral, puede resultar en una mala alineación. Es ideal que la columna permanezca en una posición neutral durante el descanso para evitar el estrés innecesario de músculos y ligamentos.

Asimismo, si tu colchón es demasiado blando, tu cuerpo tenderá a hundirse en él. Esto podrá causar una curvatura excesiva de la columna, ejerciendo presión sobre las articulaciones y los nervios.

Colchones excesivamente firmes

Los colchones muy firmes son aquellos que ofrecen poca amortiguación al peso corporal. 

Descansar sobre colchones demasiado firmes puede ejercer una presión excesiva sobre determinadas partes del cuerpo, como los hombros y las caderas, causando dolor y rigidez.

A pesar de que estos colchones ofrecen soporte, pueden no ser capaces de mantener tu columna vertebral alineada de forma natural.

Colchones viejos y gastados

A través del tiempo y del uso, los colchones comienzan a desgastarse y sus materiales a deteriorarse. Si tu colchón excede los 10 años, puede que haya perdido su nivel de firmeza y soporte, provocando una mala postura durante tu descanso.

Contar con un colchón hundido o desgastado puede causar una distribución desigual del peso corporal, aumentando la presión sobre algunas partes del cuerpo.

Es recomendable reemplazar los colchones cada 7 a 10 años. Podés leer más sobre este tema haciendo click aquí.

Colchones de espuma de baja densidad

Los colchones de espuma de baja densidad son más blandos y menos duraderos que aquellos de alta densidad. Este tipo de espuma puede no ofrecer el soporte adecuado para la espalda, dificultando la capacidad de mantener una alineación correcta de la columna.

En Sueño Dorado contamos puramente con colchones de espuma de alta densidad que no copian las imperfecciones de la espalda y ayudan a corregir la postura.

Colchones de resortes con poca amortiguación

Los colchones de resortes que no cuentan con una capa de amortiguación de espuma adecuada pueden ejercer presión en ciertos puntos del cuerpo, provocando incomodidad y dolor. A su vez, este tipo de colchones tienden a desgastarse rápidamente, perdiendo soporte y generando hundimientos sobre la superficie.

En Sueño Dorado contamos con 4 líneas de colchones de resortes que tienen capas de espuma soft y/o capas de espuma de alta densidad, ofreciendo, así, la amortiguación necesaria para un mejor soporte y confort.

En resumen, ¿qué colchón evitar para el dolor de espalda?

Evitar descansar sobre colchones demasiado blandos, demasiado firmes, viejos y desgastados, de espuma de baja densidad o de resortes con poca amortiguación es fundamental para cuidar la salud de tu espalda. Optar por colchones de firmeza media a media-alta, con soporte adecuado y materiales de buena calidad te ayudará a mejorar la calidad de tu descanso.

Sin embargo, si sufrís dolor de espalda de forma aguda, no olvides consultar con un profesional de la salud antes de comprar tu colchón.

Continuá leyendo nuestro blog para conocer más sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *