Apnea del sueño: ¿qué es?

Tipos de apnea del sueño pueden afectar la calidad de tu descanso

¿Roncás fuertemente? ¿Te despertás reiteradas veces durante tu descanso? ¿Tu compañero de habitación te avisa que tu respiración se interrumpe mientras dormís? ¿Tenés dificultad para concentrarte? ¿Sufrís irritabilidad o dolores de cabeza matutinos? Puede que padezcas apnea del sueño.

Este trastorno crónico del sueño provoca una pausa de la respiración, generando una caída de los niveles de oxígeno de la persona.

Tres tipos de apnea del sueño pueden afectar la calidad de tu descanso

Apnea del obstructiva del sueño: es la más común y se da cuando los músculos posteriores de la garganta se relajan, impidiendo el flujo de aire a los pulmones.

Apnea central del sueño: sucede cuando el cerebro no envía las señales adecuadas a los músculos que controlan la respiración.

Apnea central del sueño compleja: es aquella que surge cuando sufrís de apnea obstructiva del sueño y ésta se transforma en apnea central del sueño mientras estás recibiendo el tratamiento.

Además, existen algunos factores pueden incrementar las posibilidades de adquirir este trastorno:

  • Los hombres tienen mayor predisposición a sufrir apnea obstructiva del sueño y contar con familiares que sufren este trastorno puede aumentar la probabilidad de adquirirlo.
  • Si tenés sobrepeso, vías respiratorias estrechas, una edad avanzada o congestión nasal y fumás, consumís tranquilizantes, sedantes o alcohol; puede volverte más propenso a tener apnea obstructiva.
  • Por su parte, el riesgo de padecer apnea central del sueño aumenta si sos un adulto mayor hombre, consumís analgésicos narcóticos, posees trastornos cardíacos o tuviste un accidente cerebrovascular anteriormente.

En cualquier caso, es importante que un profesional te brinde un diagnóstico certero. De lo contrario, podrás experimentar consecuencias graves.

La apnea obstructiva puede provocar fatiga, diabetes, problemas cardíacos, síndrome metabólico y/o problemas más severos.

La apnea central también puede generar fatiga y/o problemas cardiovasculares.

¿Cómo tratar este trastorno crónico?

El primer paso para tratar la apnea del sueño es obtener un diagnóstico correcto por parte de un profesional. Para ello es necesario detectar los síntomas previamente y comunicarlos.

Modificar ciertos hábitos puede colaborar en el tratamiento de este trastorno. Evitar el consumo de alcohol y sedantes antes de dormir puede ayudarte a mantener las vías respiratorias abiertas.

Existen personas que experimentan apnea del sueño al estar acostadas en determinadas posiciones. Las terapias posicionales pueden ser efectivas para tratar estos casos.

Por otro lado, los dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias son una herramienta muy habitual para tratar la apnea del sueño. Estos dispositivos brindan una corriente de aire continua por medio de una máscara nasal que mantiene las vías respiratorias abiertas.

En casos donde los tratamientos mencionados no tuvieron resultados positivos, las cirugías pueden presentarse como una alternativa.

En resumen, ¿qué es la apnea del sueño?

Es un trastorno habitual y crónico que se distingue por interrupciones repetidas de la respiración cuando dormís, debido a la obstrucción de las vías respiratorias. Existen 3 tipos de ella. Sin embargo, un diagnóstico y tratamiento acertado puede aliviar molestias y cuidar la calidad de tu descanso sobre tu colchón.

Continuá leyendo nuestro blog para conocer más sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *