¿Qué hacer para que no se hunda el colchón?

tips para que no se hunda el colchón

A raíz del uso que le dás a tu colchón, éste puede empezar a hundirse en algunas zonas; y un colchón hundido es capaz de afectar la calidad de tu descanso. Afortunadamente, existen algunas recomendaciones que podés seguir para impedir la aparición de hundimientos.

Tips para que no se hunda tu colchón

Lo primero y más importante es no olvidar girar tu colchón regularmente para evitar la acumulación de presión en un solo lugar y disminuir su deterioro.

La utilización de una base apropiada es fundamental para brindar un soporte correcto y uniforme al cuerpo y prevenir que el colchón sufra malformaciones.

Además, colocarle una funda a tu colchón lo protegerá de la humedad y el sudor que podrías desprender mientras dormís, impidiendo la generación de hundimientos posteriores.

Por su parte, aspirar y limpiar el colchón eliminará el polvo y los ácaros, protegiendo todas sus capas y extendiendo su durabilidad. Asimismo, un colchón fabricado con materiales de calidad tendrá menos posibilidades de presentar hundimientos (no olvides igualmente respetar la cantidad de kg. por plaza que soporta el producto para no forzar roturas en los materiales).

Por último, adoptar distintas posiciones al dormir hará que el peso de tu cuerpo se vaya distribuyendo uniformemente sobre el colchón, evitando el desarrollo de puntos de presión.

Estos consejos colaborarán en el mantenimiento del estado de tu colchón para ofrecerte un mejor descanso. No obstante, si ya notás un desgaste visible de tu colchón, es probable que sea hora de cambiarlo. En nuestra nota ¿Cada cuánto se debe cambiar el colchón? encontrás más información sobre el tema.

¿Qué pasa si dormís en un colchón hundido?​

colchón hundido

Cuando dormís sobre una superficie desigual, inconscientemente tu cuerpo adopta posiciones incómodas. Es por eso que un colchón hundido puede provocarte molestias y dolores corporales, sobre todo en la espalda, el cuello y los hombros. A lo largo del tiempo, estas tensiones pueden transformarse en dolores crónicos que afectarán tu calidad de vida.

A su vez, un colchón hundido interfiere directamente con tu capacidad de conciliar el sueño. La falta de un descanso adecuado puede ocasionar irritabilidad, fatiga y dificultades para concentrarte.

Por otro lado, los colchones hundidos son más propensos a acumular ácaros del polvo y otros alérgenos que pueden desencadenar reacciones alérgicas o problemas respiratorios.

Para prevenir estos problemas, es ideal invertir en un colchón de calidad y aplicar los cuidados recomendados por el proveedor del producto.

Contactanos por WhatsApp para recibir más asesoramiento sobre tu colchón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *